miércoles, 26 de octubre de 2011

Mi gatita extraviada

Tal como dice el cartelito, al cual no me di el tiempo de trabajarlo mucho ya que la urgencia  es más relevante que el buen diseño (sorry, colegas), mi gatita Lilith se ha perdido.
Ella es una gatita muy doméstica y la amamos mucho. Si tienes noticias sobre ella házmelo saber a mi correo: otaking_w@yahoo.com y si no, ayúdame a difundir su foto para recuperarla en breve.
Te agradezco sinceramente que te hayas tomado el tiempo para leer este aviso.
Además de los que aparecen en el aviso, también puedes llamar al: 09 617 88 58

miércoles, 22 de diciembre de 2010

El Salvador

Este texto lo escribí como primer ejercicio para cierto taller de narrativa. Es un poco rudimentario, quizá demasiado, pero lo publico aquí para servir a un propósito mayor. Quizá lo borre después que ese propósito se haya cumplido... quizá no.

Cerro la Cruz, El Salvador, III Región de Atacama.

El cerro La Cruz se levanta, con injustificada arrogancia, junto a la ciudad de El Salvador. Desde ahí yo contemplo el paisaje desértico en el que crecí persiguiendo saltamontes y lagartijas. La fantasía del meteorito viene a mi mente otra vez.

Me pongo de pie sobre “La Mesa”, una roca lisa y enorme donde me escondo de la ciudad para perseguir mis atardeceres melancólicos. Observo el paisaje seco e infinito que se extiende hasta fundirse con un cielo azul, delgado como la película tras la cáscara de un huevo, delicado, tenso. Un paraguas de cristal a punto de estallar en mil pedazos que se derrite hasta licuarse en el espejismo del falso mar tembloroso y las líneas de ríos ficticios trazadas por la puna sobre simples caminos de tierra. Casi al borde del horizonte todo es de líquidos simulados por el calor, la luz y el aire enrarecido. De niño quise caminar hasta esa imaginaria playa lejana, pero dos pasos adelante y la soledad del vacío me muestran que estoy perdido de nuevo.

El montículo de sal a la distancia. Una ballena blanca emergiendo en medio de la nada, una torre fortificada custodiada por la distancia y la posibilidad de que su visión no fuera más que otro engaño del desierto… como el mar, como los ríos. El gran salar que nadie conocía ya no es otra cosa que una meta que nunca alcancé. Mejor así; ya no podré revolcarme y escocerme la piel en sus soluciones minerales o terminar de desgarrarme en su acidez los labios resecos y partidos por el sol. Ya no podré cortar mi propio cuero y hacerlo jirones rodando entre las piedras filosas y puntiagudas que el buen Señor regó para evitarle el paso a los penitentes descalzos.

Vértigo, soledad y tristeza eterna. Vientos sordos y fríos me hacen olvidar que el sol se está cayendo sobre mi sangre, que me he vuelto rojo como las patas de los flamencos de los salares de verdad. Si me lanzo desde esta mesa me estrellaré contra un millón de púas, rebotando entre peñascos coloreados por graffittis de colegialas y las promesas de amantes que hace mucho dejaron de amarse.

En agujeros secretos esparcidos sobre el mantel de púas se esconden dos millones de ojitos rencorosos y una iguana multicolor que nunca dejará de perseguirme. Muerde y arranca pedazos de carne, ya estaba advertido. Un millón de lagartijas emergen de sus cuevas, revolcándose en una masa hermosa, hedionda, rápida y gris. Colas solitarias que se mueven claman venganza contra un niño de hace mucho por torturas innombrables.

El alacrán amarillo agazapado bajo la piedra me envenena y muero solo, abandonado y seco. Aplastado por el sol y carcomido por la sal, devorado lentamente por hormigas de cabezas rojas grandes como fósforos; enterrado por remolinos de tierra y vientos sordos lanzándome sus insultos, guijarros y trozos de botellas rotas a la cara.

Me arrastro sobre la placa blanquecina que esconde el fósil de una hierba antediluviana u otro engaño del desierto. Polvo, la fantasía del meteorito otra vez. La roca filosa despelleja mis brazos. 

Dolor, rabia y soledad. El viento ahoga mi alarido, se mete en mis narices y me ahoga. No sé volver. A 2.500 metros sobre el nivel del mar la falsa playa se me antoja por última vez un poco verdadera. Todo aquí estuvo bajo el agua alguna vez, cuando los hombres de este reino no existían o tenían aletas.

Al aroma de la muerte acuden los jotes, comensales alados de cabezas calvas y picos rodeados de podredumbre. Devorarán mis ojos, arrancarán más piel, masticarán mis genitales. Al final regalarán mi cuerpo a la noche, a su frío y a su escarcha y a su olvido. La fantasía del meteorito y los platillos voladores. Otra vez la infancia. En la mañana me despertará el olvido, la camanchaca, la luna y el impacto, además la mordedura de una hormiga entre el dedo y la uña. Desierto otra vez, pena, muerte y silencio.

domingo, 28 de febrero de 2010

NOTICIAS DESPUES DEL TERREMOTO

Gente!

Con Cristian estamos bien, no tuvimos problemas con el terremotos, solo perdimos un par de frascos... en los cerros de valparaiso es como si nunca hubiese pasado nada, pero el centro de valparaiso esta en el suelo, la casa de mis padres esta inhabitable en estos momentos, damos GRACIAS por estar vivos, enteros, sanos y juntos. Las cosas perdidas con trabajo se recuperaran!

Ahora estamos un poco movidos por una falsa alarma de tsunami, pero fue solo eso... una falsa alarma.

NO nos hace falta nada, tenemos mercaderia, verduras y agua para rato, hicimos compra de provisiones en la mañana post terremoto.

Salu2

Maricel & Cristian


PD: Manolo, el Nado esta con nosotros!
PD: Ale & Caroline, estamos sanos y salvos, no se preocupen de mas, estaremos sin luz las proximas 48 horas.
PD: Maximiliano, ruego por que no hayas estado el Iloca este fin de semana, dame señales de vida, por favor!
PD: Oscar, no me puedo comunicar contigo...
PD: Blanca & Manuel, ¿que pasa alla? no me puedo comunicar con nadie de Pichilemu.

viernes, 19 de febrero de 2010

Boda. 20 de febrero de 2009


Falta sólo un día para el gran día… Los demás han sido días raros, días de trabajo y agitación que apenas han dejado tiempo para sentarse y reflexionar sobre este nuevo paso, el paso más grande de mi vida.
Me costó darme cuenta de las rutas alternativas que aparecían en el mapa. Estaba demasiado acostumbrado a ir en línea recta aún cuando no tenía idea de a dónde llevaba mi camino. Cuando me di cuenta que todos los senderos terminaban necesariamente en mi muerte (el único desenlace inevitable) y que ésta se presentaría por sorpresa en cualquier punto del tramo, supe que no debía escoger un destino, sólo debía escoger un camino y el camino que escogí fue el de escoger una compañera.
Le pedí matrimonio a Maricel el día más raro de mi vida, en medio de una tormenta personal de sucesos aparentemente inconexos, con una rodilla en el suelo de un balcón ajeno, mientras la hermosa voz de Dora nos regalaba una canción. Un momento mágico, inolvidable, una pausa en medio de la tormenta antes de salir corriendo nuevamente. Y ella dijo “sí”.
Y ahora, a sólo un día de la boda, feliz y nervioso me paro en mi valor y me reconozco por mi audacia, de la cual pocas veces hice gala en el pasado y que sin embargo siempre estuvo ahí. Ahora que sé quien soy y lo seré por la persona que amo, me dispongo a la gran aventura de mi vida con entereza, entrega y amor.
Te amo, Maricel. Gracias por ser la persona increíble que eres y por estar dispuesta a compartir tu vida conmigo.

jueves, 30 de octubre de 2008

Cumpleaños 2008

Hoy estoy de cumpleaños, así que me tomaré la jornada con relajo y trabajaré sólo un par de horas.
Sólo quería comentar una trivialidad, y es que anoche en el insomnio cumpleañero (andaba con ansiedad por todo este asunto de las metas sin lograr y a las 5 AM no había dormido nada) me tomé unos minutos para leer el primer capítulo de Bakuman. No es mucho, después de todo no he tenido tiempo y recién ahora acabo de leer el segundo, pero creo que vale la pena comentar que de verdad este autor es un genio a la hora de narrar, hay mucho que aprender de él. Creo que podría contar la historia de dos niños jugando a las bolitas y aún así lo haría parecer emocionante.
Una historia sobre un trío de niños definiendo su carrera profesional no es algo que pudiera parecer atractivo, pero por alguna razón lo es, y no necesita de los clichés del sexo, el humor burdo o la violencia, cosas que no son malas, pero sabemos que son muy fáciles de vender. El valor de este manga está en su narrativa y su principal atractivo en la temática: tres jóvenes que quieren ser artistas (uno actor de doblaje, otro ilustrador de historietas y el otro escritor para el mismo medio).
El manga en cuestión me gustó muchísimo, así que ahora leí el segundo capítulo y tendré que esperar unas horas para leer el tercero, pues ahora necesito ocuparme en poco en producir, y ahí está el asunto, precisamente...
Puede parecer una pendejada, lo reconozco, pero este cómic* me resultó tremendamente inspirador. Lejos de quitarme el sueño, me dejó más inquieto todavía. Yo no tengo 14 años -a partir de hoy tengo 18 años más que eso-, pero al leer este cómic me han dado unas ganas tremendas de ganarle a la esta vida infructífera que a veces parece que llevo y quiero concentrarme en hacer lo que realmente quiero hacer.
Hay que definir estrategias en el uso del tiempo, tareas específicas para cumplir nuestras metas y consolidar las bases de nuestro propio éxito o seremos esclavos de las circunstancias por siempre, por siempre dependiendo de los caprichos de un cliente (o de un jefe, algunos) que no nos valorará más que a cualquier otro que pueda cobrarle un poco menos, y que encima siempre llevará la gloria de todos nuestros aciertos y la recompensa por nuestro trabajo.
Ya tenía 20 años cuando me propuse que sería ilustrador, hubo quien lo puso en duda pero no me dejé amilanar. Quizá no sea el mejor, pero lo logré e incluso he logrado destacarme, aunque no tanto como me hubiese gustado.
Tiempo después, me propuse que sería dibujante de cómics, y hasta ahora ya se han publicado dos novelas gráficas dibujadas por mí (pero en ninguna gocé del debido crédito) y varios trabajos pequeños en diversas publicaciones norteamericanas.
Ahora quiero hacer mi propia historieta y lograr grandes retribuciones (económicas, sociales y morales), meta mucho más complicada que las anteriores por incluir más aspectos y por contar con mucho menos tiempo para lograrlo. Necesito organizarme, a mí y a mi equipo, y desde ahora no dejaré pasar un sólo día sin dedicar al menos media hora diaria a pensar y producir este proyecto que espero se convierta en mi principal fuente de ingresos en menos de dos años. No tengo opción, ¡Tengo que lograrlo!
Me despido esperando que la inspiración no se nos vaya al traste ni a mis amigos que me ayudarán a conseguir esta meta ni tampoco a mí, y esperando que de verdad sea capaz de jugarme el todo por el todo y mantener mis esfuerzos por convertirnos en un gran autor.
Mientras me sigo inspirando con Bakuman he conseguido creer más en el concepto de “mangaka”, pues aunque no necesariamente dibuje en estilo manga o publique mi trabajo en Japón, creo que la palabra Mangaka se aplica mucho mejor que otras a lo que estoy tratando de hacer, pues conlleva mucha un mayor nivel de participación y responsabilidad en el camino hacia el éxito artístico y comercial que el sólo ser dibujante o escritor de cómics en el estándar americano como lo he estado haciendo hasta ahora.

Con grandes deseos de éxito, me despido hasta una próxima entrega en quizá muchos meses más, sin embargo no dejen de visitar mi blog de Invasor Studio, mi galería de Deviantart y Digilicious, los tres lugares donde aporto con interesantes posts sobre ilustración y cómics.
Chamán.

* He usado indistintamente el término cómic y manga para referirme al manga. Sé que esto le molesta a muchos fans del manga, basados en la idea de que el manga es un medio distinto de la historieta tradicional. Bueno, la verdad es que esto puede resultar aún más molesto para ellos, pero a mi entender es lógico que un medio tenga características diferentes en los distintos lugares donde se desarrolla y que una forma artística recibirá la herencia de sus predecesoras en determinada área geográfica-cultural, pero eso no lo convierte en un medio distinto a menos que una evolución totalmente aislada termine convirtiéndolo en algo absolutamente diferente, y no es el caso, pues con todas sus diferencias, el manga continúa siendo una secuencia de ilustraciones y otros íconos dispuestos en secuencia deliberada con el propósito de transmitir información u obtener una respuesta estética de parte del lector, es decir, un cómic (Según la definición de Scott McLoud), y no sólo eso, sino que incluso se mantiene el formato tradicional de la utilización de viñetas rectangulares contenedoras de la información figurativa acompañado de la utilización estandarizada de otros recursos como las onomatopeyas y los bocadillos para los diálogos. Por supuesto que el manga hace uso de recursos que el cómic norteamericano no utiliza y viceversa, así como muy seguramente lo hacen la novela, la radio y la televisión, pero no por ello dejan de ser novela, radio y televisión. El manga, como mucho, es una manera de hacer cómics, y por consiguiente no es inapropiado decir que el manga es un estilo de narrar y no un medio por sí mismo.

domingo, 6 de julio de 2008

Adiós, Tom, amiguito mío.



Lamento profundamente la partida de quien fuera, más que una mascota, uno de los más grandes amigos de mi vida, mi pequeño compañero en momentos de alegrías y pesares: Tom, mi gatito gordo, quien la noche de ayer dejó este mundo víctima de una enfermedad renal que llegó tan rápido como se fue, llevándose consigo a mi querido amigo.

Sólo quienes hayan tenido mascotas y las hayan querido mucho comprenden el pesar de tener que decir adiós a estos pequeños "hermanos menores" que, como pocos, han sabido estar con nosotros y darnos aliento en momentos de tristeza o alegrarnos en tiempos de ventura... y todo esto sin necesidad de decirnos jamás una sola palabra.

Tom, amiguito mío, durante casi 6 años fuiste una maravillosa compañía y extrañaré profundamente tu presencia en los lugares donde solías refugiarte, la rutina de tus sencillos rituales de gato, esas locuras que te hacían ver casi humano e incluso tus maldades y travesuras que a veces nos hacían enojar a todos pero que siempre te perdonamos.

No puedo creer que no estás y todavía quiero verte en los lugares donde siempre te encontrabas, la puerta de mi taller está entreabierta para que vengas a darme un poco de compañía, como lo hacías siempre, y esta noche también dejaré entreabierta la puerta de mi dormitorio, por si quieres volver a dormir a los pies de mi cama, como hace apenas dos noches cuando ni siquiera pensé en que llegaría pronto un día en que físicamente ya no estarías más. Fuiste un amigo excelente, Tom, ¡saber que no volveré a verte me duele tanto! Si existe un mundo espiritual para animales y hombres sé que nos volveremos a encontrar y quizá entonces sí podrás hablar, con tu propia voz, todo lo que quisiste decirme alguna vez y no fui capaz de comprender.

Te quiero mucho, cuídate allá donde quiera que estés, agradezco sinceramente tu cariño y compañía, te extrañaré y no te olvidaré nunca. Gracias también al Señor por la oportunidad de habernos conocido, amiguito, pues aprendí mucho del cariño y el respeto hacia los animales y que esa amistad y ese cariño superan incluso las barreras de la especie. Descansa en paz, compañerito, amiguito.

Te quiero mucho; nos volveremos a encontrar.

Tu amigo y papá adoptivo
Cristian.
-----------
Te quiero, amigo.

sábado, 15 de marzo de 2008

AVISO IMPORTANTE

A lo estudiantes del curso de Cómic y Narrativa Visual, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile, primer semestre, 2008
He mudado el blog relativo a las clases a la siguiente dirección:
http://invasor-cursos.blogspot.com/
Les agradeceré visitar dicho blog periódicamente para mantenerse al día.
Saludos cordiales
Cristian González.
Profesor de Cómic y Narrativa Visual
Universidad de Chile.